Madrid, Corrupción y Design Thinking

ene 25, 2016

¿Cómo idear y llevar a cabo un taller de design thinking en cuatro horas sin un reto definido previamente?

Para poner en marcha un proceso de design thinking y permitir que fluya con naturalidad y eficacia necesitamos partir de la definición de un problema derivado de las propias necesidades del grupo al que se va a acompañar a lo largo de la dinámica. A ese problema, que ha de ser asumible, entendible y ejecutable, y que habitualmente se expresa a través de la fórmula “¿Cómo podríamos…?”, lo llamamos reto. Y sin reto no hay design thinking, es así de fácil. Por lo tanto, ¿qué elementos en común encontraríamos en un grupo heterogéneo de diez a doce personas de la ciudad de Madrid que acude ávido de expectativas al taller? ¿Seríamos capaces de encontrar un reto común que cumpliese sus tres condiciones? Ahí estaba el propio reto de VALBHY.

Cada 9 de diciembre la ONU celebra el Día Internacional contra la Corrupción, para nosotros un interesante punto de partida para establecer un lugar común en el grupo capaz de garantizar un sinfín de sensaciones al respecto. Aún lejos del reto – pretender acabar con la corrupción sería tan ingenuo como inasumible en un taller de design thinking -, en VALBHY enseguida nos preguntamos qué recursos existían a disposición de la ciudadanía capaces de aportar transparencia en el funcionamiento de las instituciones, mejorar los canales de participación ciudadana y frenar en la medida de lo posible la corrupción, todo ello desde el aula de Factoría Escuela en Matadero Madrid. Y ahí estaba decide.madrid.es, plataforma de participación abierta a todos los madrileños que, a pesar de tratarse de una herramienta potente e innovadora, presenta algunas carencias que deslucen la experiencia de usuario. La duplicidad de propuestas y debates en torno a un mismo tema, así como la dificultad para sumar los votos necesarios para llevar la propuesta al pleno son algunas de ellas.

Pero como en todo proceso de design thinking aún quedaban necesidades y deseos por investigar: ¿hay o no hay cultura participativa en Madrid? ¿Cómo podríamos hacer que la gente se interese por las plataformas digitales de participación ciudadana? Más sencillo aún, ¿cómo podríamos hacer que la gente participe? Buscábamos un reto y ahí había dos. Agitación, ardores y entusiasmo entre el grupo. Solo tuvieron que elegir.

Design Thinking Design Thinking Design Thinking Design Thinking

Design Thinking

Empoderamiento, desarrollo de la confianza en las instituciones y sentimiento de pertenencia se desvelaron como vías ineludibles para incrementar la participación ciudadana y activar el torrente de ideas encaminadas a resolver el reto. ¿Ejemplos? Un mapa de logros de participación con las propuestas y usuarios que han contribuido a su desarrollo por la vía de la gamificación; puntos móviles de recogida de propuestas ciudadanas por distrito para acercar la plataforma a quienes no tienen acceso fácil a la tecnología; campañas de difusión en radio y plataformas digitales; puntos de encuentro por distritos; unidades de información en espacios públicos, centros de salud, bibliotecas, colegios…. y muchos más proyectos a prototipar y testear en un clima de empatía y confianza generado desde el primer momento. Pero esa es otra historia ya.

Mapas y datos sobre corrupción:
Banda sonora sugerida:

‘Power, Corruption & Lies’ de New Order, 1984

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>