Diseñando futuros: anticipación y estrategia

diseñando futuros

Crisis climática, migraciones, Inteligencia artificial, envejecimiento de la población, megaciudades… son señales que requieren una actitud crítica, un fundamento especulativo y un estado mental idealista u optimista, cuanto menos. Estamos hablando de pautas que se alejan del diseño tradicional, y se sitúan a años luz del mercado en cualquier caso.

Si el diseño es la proyección de una idea destinada a su producción, podemos distinguir dos categorías. Por un lado, tenemos el diseño normativo, categoría en la que enmarcamos el diseño gráfico, el diseño de interiores o el Design thinking. Y del otro lado, tendríamos el llamado Diseño de futuros, un concepto poco extendido por estos lares, pero que es esencial para destacar en un contexto empresarial complejo y altamente competitivo.

El Diseño de futuros tiene una genealogía ya de por sí interesante: es heredero directo del Diseño crítico y del Diseño especulativo, disciplinas – prácticas de experimentación, más bien – no ligadas necesariamente a la viabilidad comercial, pero que hoy, y precisamente por ello, se revelan como más que interesantes para explorar.

Así, el Diseño de futuros llega para estimular el debate en un contexto social, ambiental y empresarial de cambio y de máxima incertidumbre, aportando además herramientas y actitudes que permiten anticiparnos a estos tiempos complejos. ¿Experiencias consideradas como extremas, al margen del mercado, fuente para la estrategia empresarial? No sería la primera vez, de hecho ocurre todo el tiempo.

EL ORIGEN: DISEÑO CRÍTICO Y DISEÑO ESPECULATIVO

Walter Benjamin: crítico, pionero y visionario

Inspirado en la Teoría crítica de la Escuela de Frankfurt (años 30 del siglo XX), el Diseño crítico se enfrenta a la práctica del diseño comercial y tradicional al cambiar la percepción capitalista que hacemos del producto o del servicio a diseñar, así como de su norma de uso.

Con el Diseño crítico no se busca la reproducción ni el fetichismo mercantil, ni siquiera la legitimidad de esa idea a proyectar, sino que se exploran las implicaciones sociales del diseño, en gran medida vinculadas con la domesticación de la tecnología. Aquí el diseño sirve como medio para cuestionar la cultura de lo que se está diseñando, como hace la crítica cultural de la práctica artística, tan alejada del objetivo comercial del habitual briefing de diseño.

¿Y qué pasa cuando proyectamos ese Diseño crítico hacia escenarios futuros, basados en hechos que pueden suceder? Pues pasa que entra en acción el Diseño especulativo al aportar un altísimo grado de incertidumbre y una visión netamente prospectiva del futuro. Y todo ello sin abandonar el grado de exigencia del usuario con su entorno, ni su visión crítica de la sociedad, como reflejaron Dunne y Raby en su quimérica obra “Speculative Everything”.

Especulación, futuros posibles, escenarios inciertos, narrativas y prototipos que modifiquen el comportamiento en función del contexto… ¿Cómo articular esta práctica? ¿Seríamos capaces de dar con prototipos que superasen la incredulidad respecto al cambio, y encaminarnos hacia un futuro no posible, sino preferible? ¿Y podríamos adaptar esos prototipos a las necesidades organizativas y sociales para disfrutar de sus efectos a largo plazo? Acabamos de abrir la puerta al Diseño de futuros.

DISEÑANDO FUTUROS

¿Hay algo más crítico, radical y constructivo que detectar la existencia de futuros deseables? Apostemos por el debate social que generan esas señales y el abanico de soluciones que queremos construir; exploremos nuevas ideas para encontrar problemas, formulemos preguntas, provoquemos a la audiencia.

Es un momento clave para experimentar. Aquí y allá surgen pautas muy interesantes para diseñadores, ya sean sociólogos, ciudadanos o empresarios con ganas de armarse de papel y tinta para practicarlas y anticiparse.

El próximo viernes 24 de enero tenemos una oportunidad para revelar esperanza, despertar conciencias y desencadenar la acción desafiando al colapso y la parálisis que brindan el ruido y el caos (véase el Brexit y otros tantos momentos recientes de los que tendremos ocasión de hablar) en Impact Hub Alameda con el Taller Diseñando futuros. Cuatro horas de creación colaborativa, una cuidada selección de herramientas, y tantos futuros como quieran los participantes.

¡Ah, y tentempié para celebrar que es viernes! Todo a un click.

Diseñando futuros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No hay productos en el carrito.