Parece que la UE intenta forjar el vínculo con los ciudadanos a base de otorgar valores y derechos. ¿Hasta qué punto puede parecer insuficiente?

Jornada de talleres en la Fundación Carlos de Amberes con una muestra de ciudadanos para averiguar qué sentimos e imaginamos cuando hablamos de Europa y del proyecto europeo.

“La experiencia nos ha demostrado que una base como una moneda común no es suficiente para sentirnos europeos; hay que construir, no a pesar de las diferencias, sino a través de ellas; no yuxtaponer, sino pensar en un futuro común de sentimientos compartidos.”
Yolanda Onghena
Investigadora sénior asociada al CIDOB, Barcelona Centre for International Affairs

  • No hay productos en el carrito.